Vanadis Group
Vanadis Group

Teletrabajo o volver a la oficina: ¿qué nos depara el futuro?

teletrabajo-covid

Índice de contenidos

La nueva normalidad ha traído consigo algunos cambios en el entorno laboral. El teletrabajo durante los meses de confinamiento fue la mejor herramienta para asegurar la continuidad, pero, ¿qué nos espera en el futuro?

La pandemia ha acelerado el proceso de digitalización de muchas empresas españolas. Hemos avanzado de golpe lo que podría haber llevado entre 5 y 10 años en un contexto normal. 

Con esta transformación digital llegó también el trabajo a distancia para muchos españoles. Según datos de IvieLab, del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, sobre la base de encuestas y datos del INE, en 2019 solo el 4,8 % de los trabajadores españoles teletrabajaba. Durante la pandemia, esta cifra subió al 34 % y hasta el 80 % en algunos sectores. 

Ahora la vuelta a la oficina es inminente, si no se ha realizado ya. Las restricciones de movilidad son distintas en cada región, pero la tendencia general parece ser retomar las prácticas anteriores a la pandemia. Eso sí, con medidas que aseguren la salud de todos.

Lee aquí: «Subvenciones y ayudas para la transformación digital»

LOS BENEFICIOS DEL TELETRABAJO

El trabajo en remoto ha dado visibilidad a dificultades que antes, aunque conocidas, no tenían la consideración que merecen. La conciliación está a la cabeza de esa lista

Durante estos meses, los trabajadores han sido capaces de pasar más tiempo con sus allegados, han tenido más posibilidades para desarrollar pasatiempos y, en general, han podido descansar más. Esto se traduce en empleados más felices, con menos niveles de estrés y, por tanto, más productivos.

Otras costumbres que también se han desarrollado durante el confinamiento son la autonomía y la comunicación. Los equipos han tenido que aprender a trabajar de forma remota, sin estar en contacto directo con sus compañeros, por lo que las comunicaciones entre ellos se han hecho más precisas y el desempeño de las tareas más independiente.

Muchos se han beneficiado del ahorro de tiempo de desplazamiento, que da lugar a un mejor descanso y un aumento de la productividad en las horas de trabajo. Otro factor que ha favorecido a algunos de los trabajadores ha sido la posibilidad de concentrarse mejor sin los elementos que pueden distraer de una oficina.

Lee aquí «Vuelta al cole: la transformación digital de la educación»

LAS DIFICULTADES DEL TELETRABAJO

Sin embargo, no todo son beneficios en el trabajo en remoto. Durante estos meses también se han identificado problemáticas propias del desempeño laboral a distancia.

Una de las más importantes ha sido el aislamiento. La sensación de soledad que puede generar el teletrabajo afecta negativamente a muchas personas. Esto puede traducirse en menos motivación y, por supuesto, en un detrimento del bienestar de los empleados.

Además de esto, el aislamiento también puede generar en una “desconexión” de la identidad corporativa. Es decir, generalmente, el empleado se siente menos comprometido emocionalmente con la empresa cuando trabaja en remoto el 100 % de su tiempo.

EL MODELO HÍBRIDO

La propuesta más adecuada teniendo en cuenta la situación actual del país parece ser el modelo híbrido. En este paradigma, los días de teletrabajo se intercalan con días de trabajo en la oficina para así tener lo mejor de ambas opciones. 

El teletrabajo durante algunos días a la semana permitiría mantener los beneficios propios del trabajo en remoto. Desde la conciliación de los empleados hasta la reducción del estrés, la mejora del descanso y, por supuesto, el mantenimiento de hábitos como la comunicación y la autonomía.

Por otro lado, asistir a la oficina ayuda a reducir la sensación de aislamiento y mejora la implicación emocional del empleado con la corporación. Además, las sedes físicas de las empresas están cobrando un nuevo significado. De ser únicamente el lugar de trabajo pasan a convertirse en un punto de encuentro donde las ideas y la creatividad se desarrollan en entornos informales, como el descanso para el café o la hora de la comida.

En definitiva, el modelo híbrido se postula como la opción más completa dentro de la nueva normalidad. Sin embargo, todavía es importante hacer especial hincapié en la transformación digital de las empresas para convertir este paradigma en una realidad a largo plazo. 

Consultoras como Vanadis están especializadas en adaptar los negocios a esta nueva realidad. El objetivo es facilitar el trabajo a los empleados y hacerlo más eficiente por medio del desarrollo de aplicaciones a medida. Este tipo de soluciones pueden mejorar la comunicación, el intercambio de conocimiento, el trabajo en equipo cuando este está deslocalizado y un sinfín de funcionalidades distintas.

Yvonne Rodríguez

Yvonne Rodríguez

COMPÁRTELO

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Artículos relacionados